Localizar nuevos hábitos

Si bien hemos estado aconstumbrado a almacenar todo cuanto hemos podido, cada vez más los recursos escasean y se hace difícil continuar viviendo bajo la filosofía consumista del materialismo.

Cambiar hábitos para una correcta adaptación al nuevo entorno empieza a coger carácter de urgencia. Es preciso dirigirse a localizar nuevos objetivos que permitan alcanzar la tan preciada satisfacción personal.

La filosofía integra la sabiduría, el intelecto, la razón. Es un conjunto de ideas que al encajar entre ellas conforman una manera de saber y de conocer el entorno en el cual vivimos.

Muchas veces, el conjunto de ideas viene dado y lo único que hay que hacer es seguir la filosofía sin desentonar, no vaya a ser que acabemos excluidos.

Aparte de la Medicina, ya son muchas disciplinas las que se han sumado al estudio del cuerpo. Cada una de ellas desde ópticas diferentes y complementarias. Todas ellas con su función.

Un hecho profundamente interesante es que muchas de ellas coinciden en la desatención que sufre el cuerpo por parte de los seres humanos.

En lo referente a la naturaleza humana, no existen ni filosofías ni ideas. Tan sólo un cuerpo físico animal que precisa de una atención exacta para adaptarse al entorno en el que habita.

Dentro de nuestro cerebro, disponemos del Sistema Límbico: una parte encargada de la aparición de las sensaciones en los humanos ante cualquier estímulo interno o externo y que al ser desatendidas provocan tensiones que se almacenan el cuerpo, generando desagradables incomodidades.

luz

Estamos ante una gran oportunidad: por fin el materialismo se pone a un lado y podemos recuperar nuestros cuerpos.

Aprender a circular las sensaciones otorga un estado de traquilidad extraordinario que hace que no se quiera nada más que estar viviendo este mismo estado.

Es ahí donde residen los sentimientos más profundos como el amor y el cuidado al entorno en el cual vivimos.

Miguel Martín Montalvo
Director de Formaser