Practicar el presente

Para practicar el presente es importante detener el ritmo que llevamos. Fíjate, ahora mismo puedes estar delante de un ordenador, de un teléfono móvil o incluso ante una televisión con acceso a internet.

Por lo que se investiga, tan sólo un pequeño tanto por ciento de personas acaba de leer lo que en internet se publica. No será una excepción este artículo. Sin embargo, mi propuesta es que podamos practicar juntos el presente.

En mi caso, mi presente es estar en mi despacho escribiendo este artículo, estoy a diez minutos de empezar una sesión y tengo mi pierna izquierda cansada de soportar todo el peso de mi cuerpo, al tener que caminar con muletas a raíz de una lesión.

Como esto no es un discurso abierto, aquí la idea sería que tu mismo/misma pudieras hacer esta reflexión, es decir ¿Cómo estoy ahora mismo? Aun sabiendo que puede que en tu vida tengas asuntos urgentes a los que atender (no sé cómo lo hacemos pero todo es urgente…).paardenbloem_los

Así pues, si continúas leyendo es que de alguna manera has podido contactar con el cómo estás. Aunque parezca poco importante, el hecho de poder hacer un chequeo nos sitúa directamente en el presente al sensorizarnos directamente con nuestro cuerpo, que está en contacto directo con el ritmo exacto de la vida.

Es ahí donde podemos hacer una pequeña parada y respirar. ¿Cuántas veces nos encontramos tirando por la vida sin tener en cuenta todas aquellas paradas que nos llevarían a andar mucho más en consonancia con nosotros mismos?

Miguel Martín Montalvo